¿Es el momento de abandonar Facebook? Cómo afectarán las continuas protestas

por | Mayo 17, 2015

Resumen de la noticia publicada por Lavanguardia.es. El pasado 13 de mayo se convocó una reunión de urgencia en la sede central de Facebook en California. Motivo: el movimiento creciente de protestas contra la compañía, provenientes de fuentes diversas.

Cartas de preocupación por parte de cuatro senadores de los Estados Unidos, una queja oficial, elevada por 15 grupos de defensa de la privacidad, artículos críticos en Wired (“Facebook se ha vuelto tirano”), techPresident (“¿Es el momento de abandonar Facebook? “) y otrasvoces influyentes. Además, el apogeo de un proyecto de red social alternativa, Diáspora (dispersión).

La relevancia del tema no es sólo tecnológica, concierne la vida privada y electrónica de casi 500 millones de internautas y gente a su alrededor: En la pasada conferencia f8, Facebook introdujo novedades en su plataforma y funcionamiento. El Protocolo Open Graph y Graphic API, esta interfaz gráfica permite acceder a ‘objetos’ de las cuentas de Facebook, como fotos, gente o eventos y las conexiones entre ellos, a través de amigos/as, etiquetas, contenidos compartidos. Esto representa un avance en el contexto actual de web semántica pero al mismo tiempo, al conectarse directamente con las bases de datos de Facebook, reveló un fallo de privacidad, dejando que algunos eventos personales de ciertos usuarios/as (la situación se registró en forma aleatoria) quedasen públicos para otros miembros de la comunidad, así fuesen completos extraños y no estuviesen en la red de contactos. Aunque el sistema ya da información de eventos abiertos, es distinto que revele automáticamente listas de eventos personales y por ende datos como dirección postal, nombres y grupos con los cuales se tiene alguna relación, pasatiempos, actividades políticas o religiosas. El fallo lo detectó el ingeniero Ka-Ping Yee, quien describió en su blog cómo no había una forma de corregir el acceso desde la configuración individual.  De otro lado, más de 89700 personas se han unido algrupo que detesta otra de las novedades de la f8, la retirada del botón ‘hacerse admirador/a’ y la universalización del botón ‘me gusta’.

Una investigación del pasado mes de abril de Journalism.co.uk mostró cómo Facebook estaba usando ABI (Address Book Importing) para transferir contactos de email entre cuentas o clientes y hacer ‘recomendaciones de amigos’ no solicitadas directamente. Otros sitios usan también ABI pero el asunto con Facebook es que cualquier persona con quien se haya intercambiado algún email puede aparecer en tal lista de recomendaciones.

El pasado 5 de mayo, Techcrunch divulgó una falla del sistema que estaba dejando a la vista pública chats privados y solicitudes de amigos de perfiles personales. Facebook deshabilitó el servicio temporalmente pero como sólo hubo un aviso en el blog oficial, algunas personas se dieron cuenta tarde de que sus conversaciones podrían haber estado afectadas. Augie Ray, analista de Forrester Research, indica en artículo del New York Times de mayo 5 que “la falla amenaza o socava las esperanzas de Facebook en los próximos cinco años porque los usuarios/as tienen que preguntarse si es una plataforma digna de su confianza”.

El Centro de Privacidad e Información Electrónica (EPIC en su sigla en inglés) interpuso una queja ese mismo día 5 ante la Federal Trade Commission (para la defensa del consumidor) en los Estados Unidos. “Facebook continúa manipulando las configuraciones de privacidad suministradas por los usuarios/as para un propósito restringido y las usa ampliamente para propósitos comerciales”, escribió el director Marc Rotenberg. Todas las quejas de EPIC sobre Facebook están aquí. El senador demócrata Charles E. Schumer ha presentado una petición ante la misma Comisión para revisar las políticas de privacidad de las redes sociales y asegurarse de que el público no estaba siendo confundido y mal informado deliberadamente.

Otra organización muy activa en el seguimiento y denuncia de las políticas de Facebook es la Electronic Frontier Foundation. Esta cronologíarevela la evolución de las condiciones estipuladas por Facebook, pasando de una naturaleza privada a una en la cual la corporación retiene un considerable/preocupante alcance de acceso y distribución de los datos y presencia web de usuarios/as. La EFF tiene más material al respecto en su sección  “Términos de (Ab)uso”.

La participación en redes sociales continúa siendo fuerte y muchas personas están dispuestas a contarlo todo en línea, pero dos estudios recientes muestran novedades. En éste, del departamento de Derecho y Tecnología de la Universidad de California-Berkeley, publicado el 14 de abril, más de la mitad de adultos/as jóvenes afirman estar más alertas ante la privacidad que hace cinco años, en una proporción similar al grupo ubicado en el rango de edad de sus padres, que comparte la misma inquietud. El 88% entre 18 y 24 años dice que debería haber una ley que obligase a los sitios web a borrar información guardada y el 62% quisiera una ley que le diera a la gente el derecho a conocer todo lo que un sitio web sabe de ella.

Este estudio del Pew Internet Project, publicado el 3 de febrero, muestra usuarios/as en el rango de 20 años ejercen más control sobre sus reputaciones digitales que incluso gente mayor que ellos, borran posts más activa y rápidamente y en general muestran una consciencia más clara sobre un principio fundamental de la era electrónica actual: la actividad en redes sociales requiere vigilancia personal y Ud. es responsable de ello. Dicha consciencia es parte del tránsito a la adultez pero está siendo precipitada por casos como los de Facebook, mientras la preocupación se extiende entre adultos menos jóvenes que igualmente han incorporado la interacción virtual a sus vidas personales y profesionales.

Hoy, si uno empieza una búsqueda en Google con “How to…” una de las primeras sugerencias que sale (por la popularidad de la pregunta) es “How to delete facebook account” (Cómo borrar cuenta en fb). La semana pasada era el noveno tema más buscado, con casi 18 millones de resultados. Pero recuperar el anonimato en Facebook puede ser un proceso tortuoso, dadas las 50 configuraciones de privacidad, con 170 opciones. Es como si la compañía se hubiese propuesto desestimular la retirada convirtiendo el tema en un laberinto normativo: la sóla sección de privacidad en las Preguntas Frecuentes suma más de 45000 palabras. Y aún después de navegar opciones y muchos clics, alguna información no se puede mantener privada porque Facebook introduce frecuentemente cambios como la nueva aplicación ‘Páginas comunitarias’, que automáticamente enlaza datos como ubicación o universidad a las ‘Topic Pages’.

Y es aquí en donde interviene el proyecto Diaspora, definido como la red social atenta a la privacidad, controlada personalmente, con todas las posibilidades de distribución, programada en código abierto y pensada con el fin de asegurar el control de cada individuo sobre su información (sea texto, imágenes, etc) y que se propone “descentralizar la web”. La idea es de Daniel Grippi, Maxwell Salzberg, Raphael Sofaer e Ilya Zhitomirskly, cuatro estudiantes de la Universidad de Nueva York,  motivada por una conferencia del profesor Eben Moglen, dictada el pasado 5 de febrero, quien explicaba cómo “la conveniencia de poner toda nuestra información en las manos de compañías en la nube nos está entrenando para sacrificar casualmente nuestra privacidad y fragmentar nuestras identidades en línea”.

El cuarteto de Diáspora quiere pasar el verano trabajando para poner a funcionar el sitio y decidió lanzar una campaña de fondos. En sólo 12 días superaron la meta de $10000 dólares, incluso con bastantes donaciones internacionales. Aún tienen quince días más de recolección y llevan más de $170200.

Hace dos semanas, con las críticas por los fallos y los cambios que dejaban por defecto la opción que permitía a Facebook compartir datos personales con terceras partes, el vicepresidente de política pública de la corporación, Elliot Schrage, respondió en términos como “no estamos forzando a nadie a que lo use” y “¿Somos perfectos? Por supuesto que no”. Pero si él quiere tener una medida del descontento puede tomar una muestra: este grupo de protesta rápidamente ha atraído más de 2.2 millones de miembros y está promocionando el 31 de mayo como día de salida, Quit Facebook Day. ¿Caerá Facebook en desgracia, desuso, pasará de moda o simplemente disminuirá su ritmo de crecimiento? El tiempo real lo dirá, pero mientras tanto está perdiendo algunos amigos.